ECNT

La obesidad e hipertensión en niños y adolescentes y su vínculo con las futuras enfermedades cardiovasculares | European Society of Cardiology

28 de Abril 2020 – European Society of Cardiology

Un gran estudio en adolescentes y niños, algunos de apenas 3 años de edad, muestra un vínculo entre la obesidad, la presión arterial alta y el daño posterior a los vasos sanguíneos. La investigación se presenta hoy en EAPC Essentials 4 You, una plataforma científica de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC).

“Los resultados de este estudio destacan la necesidad de adoptar estilos de vida saludables desde una edad temprana”, dijo la autora del estudio, la Sra. Julia Bueschges, estudiante de doctorado en el Instituto Robert Koch, Berlín, Alemania.

Hasta ahora, ha habido poca información sobre la conexión entre los factores de riesgo presentes en la infancia, como la obesidad y la presión arterial alta, y las enfermedades cardiovasculares en el futuro.

El estudio utilizó datos de la Encuesta de examen y entrevista de salud alemana representativa a nivel nacional para niños y adolescentes (cohorte KiGGS). Se incluyeron niños de diversos orígenes de toda Alemania, independientemente de su estado de salud; fueron seleccionados utilizando un diseño de muestreo sofisticado para garantizar que representaban a la población alemana.

Tres equipos de estudio viajaron durante tres años y establecieron centros de exámenes temporales en 167 ubicaciones en todo el país. El examen inicial de 4,716 participantes de 3 a 17 años incluyó presión arterial, altura y peso. Las mediciones se repitieron 11 años después en los jóvenes de 14 a 29 años, a quienes también se les realizó un ultrasonido de las arterias. La ecografía evaluó el grosor de las dos capas internas de la arteria carótida: el revestimiento más grueso es un indicador temprano de arterias obstruidas.

La presión arterial alta (hipertensión) al inicio del estudio se asoció con un riesgo 33% mayor de tener un revestimiento más grueso de la arteria 11 años después, mientras que la obesidad basal se relacionó con un riesgo elevado del 38% de revestimiento de la arteria más grueso. El revestimiento más grueso se definió como el 25% superior de las mediciones según las pautas actuales. Ser hipertenso en ambos exámenes se relacionó con un riesgo 63% mayor de revestimiento de la arteria más gruesa, mientras que ser obeso en ambos exámenes conllevó un riesgo 53% mayor.

La Sra. Bueschges dijo: “El estudio proporciona evidencia de una gran muestra de población general para una conexión entre los factores de riesgo cardiovascular en niños y adolescentes, es decir, la presión arterial alta y la obesidad, y los cambios perjudiciales posteriores en los vasos sanguíneos”. Advirtió que la predicción de riesgo individual es solo moderada, lo que significa que no todos los niños y adolescentes con presión arterial alta u obesidad desarrollarán aterosclerosis subclínica.

Ella dijo: “Estos hallazgos subrayan la importancia de una buena salud cardiovascular desde una edad temprana. La actividad física y una dieta saludable pueden ayudar a prevenir la presión arterial alta y la obesidad. El alcohol y el tabaco deben evitarse. Por último, pero no menos importante, es importante controlar estrés.”

Concluyó: “Abordar estos comportamientos poco saludables no depende solo de los niños y sus familias, sino también de la promoción de entornos saludables y la reducción de las desigualdades sociales que están fuertemente asociadas con las enfermedades cardiovasculares”.

European Society of Cardiology

Comentar aquí