El cerebro de la bestia

Dieta del Grupo Sanguíneo (Humo)

Ya lo sabíamos, nunca se presentaron datos ni pruebas rigurosas en cuanto a la eficacia de este tipo de alimentación, lo que la categorizaba como una pseudoterapia nutricional; aquello que pretende hacerse pasar por ciencia pero no lo es. De hecho, en este mundillo alimentario da bastante bronca que se invierta la carga de prueba en forma continua. No son aquellos que se sacan de la manga un terapia los que tienen que comprobar la eficacia, sus dichos, aseveraciones y promesas, sino que se tiene que movilizar todo un cuerpo científico para desacreditarla, lo cual cuesta dinero, que podría ser invertido en la investigación para hallazgos importantes en el área.

En este estudio, se llega a la conclusión de que una alimentación basada en frutas, verduras, legumbres, y cereales integrales, es beneficiosa para las personas de todos lo grupos sanguíneos. Y a su vez, no hay evidencia que una alimentación con gran consumo de carne sea beneficiosa para algún grupo. 

4 de diciembre 2020 – Physicians Committee for Responsible Medicine:

WASHINGTON – Un estudio publicado en Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics por investigadores del Physicians Committee for Responsible Medicine, una organización sin fines de lucro de 12,000 médicos, desacredita la “dieta del tipo de sangre” al descubrir que el tipo de sangre no estaba asociado con los efectos de una dieta a base de plantas sobre el peso corporal, la grasa corporal, las concentraciones plasmáticas de lípidos o el control glucémico.

Este nuevo estudio se basa en un ensayo de control aleatorio cuyos principales hallazgos se publicaron en JAMA Network Open el 30 de noviembre. Ese ensayo asignó al azar a participantes con sobrepeso sin antecedentes de diabetes a un grupo de intervención o control en una proporción de 1: 1 durante 16 semanas . Los participantes en el grupo de intervención siguieron una dieta baja en grasas y basada en plantas. El grupo de control no hizo cambios en la dieta. El hallazgo clave es que una dieta basada en plantas acelera el metabolismo, medido por un aumento en la quema de calorías después de las comidas del 18,7%, en promedio, para el grupo de intervención sobre el control.

Para considerar una posible conexión entre el tipo de sangre y la dieta, los investigadores dieron el paso adicional de realizar un análisis secundario entre los participantes del grupo de intervención del ensayo clínico aleatorizado de 16 semanas. Consideraron si los efectos de una intervención dietética a base de plantas sobre el peso corporal, los lípidos en sangre y el control glucémico están asociados con el tipo de sangre ABO. La “dieta del tipo de sangre” recomienda una dieta basada principalmente en plantas para las personas con el tipo de sangre A, mientras que recomienda una dieta rica en carne para las personas con el tipo de sangre O.

“Descubrimos que el tipo de sangre no hizo ninguna diferencia”, dice el autor del estudio, Neal Barnard, MD, presidente del Comité de Médicos. “Si bien la dieta del tipo de sangre dice que una dieta basada en plantas debería ser mejor para el tipo de sangre A y menos para el tipo de sangre O, resultó ser beneficiosa para las personas de todos los tipos de sangre, y no hubo evidencia de que las dietas carnosas sean bueno para cualquiera.

“Nuestra investigación muestra que todos los tipos de sangre se benefician por igual de una dieta vegana basada en el consumo de frutas y verduras, legumbres y cereales integrales, con especial atención a la pérdida de peso y la salud cardiometabólica en adultos con sobrepeso”, dice.

Los principales resultados que se midieron fueron el peso corporal, la masa grasa, el volumen de grasa visceral, los lípidos en sangre, la glucosa plasmática en ayunas y la HbA1c. Las pruebas T compararon a los participantes con tipo de sangre A con todos los demás participantes (no A), y a los individuos con tipo de sangre O con todos los demás participantes (no O).

No hubo diferencias significativas en ningún resultado entre individuos de tipo sanguíneo A y no A, o entre individuos de tipo sanguíneo O y no O. El cambio medio del peso corporal fue de -5,7 kg para los participantes del grupo sanguíneo A y de -7,0 kg para los participantes no A, y fue de -7,1 kg para los participantes del tipo O y de -6,2 kg para los participantes no O. El colesterol total medio disminuyó 17.2 mg / dl en el grupo de tipo A y 18.3 mg / dl para los participantes no A, y disminuyó 17.4 mg / dl entre los participantes de tipo O y 18.4 mg / dl para los participantes no O.

Physicians Committee for Responsible Medicine

DOI:https://doi.org/10.1016/j.jand.2020.08.079

Comentar aquí