ECNT

Revisión : Diferentes maneras de reducir el consumo de bebidas azucaradas | Cochrane

12 de Junio 2019 – Cochrane

El consumo de bebidas azucaradas se considera un factor clave detrás de la epidemia mundial de obesidad, y está relacionado con la caries dental, la diabetes y las enfermedades cardíacas. Muchos organismos de salud pública, incluida la Organización Mundial de la Salud (OMS), han pedido a los gobiernos, la industria de alimentos y bebidas, instituciones educativas, lugares de trabajo y la sociedad civil que apoyen la elección de bebidas más saludables.

Esta nueva Revisión Cochrane resume la evidencia de los estudios de investigación que prueban diferentes formas de reducir el consumo de bebidas azucaradas a nivel de la población. Un equipo de investigadores de Alemania y el Reino Unido examinó los resultados de 58 estudios que evaluaron una variedad de enfoques y estrategias destinadas a cambiar el entorno físico o social donde las personas consumen o compran bebidas azucaradas. Los estudios se realizaron en una variedad de entornos, que incluyen escuelas, cafés, restaurantes, hogares y puntos de venta. Los estudios evaluaron una amplia gama de diferentes enfoques para reducir el consumo, como el etiquetado y la fijación de precios de las bebidas azucaradas y las alternativas saludables. También analizaron iniciativas de políticas más amplias, como campañas basadas en la comunidad para alentar opciones más saludables. Los estudios se realizaron en 19 países diferentes de América del Norte y del Sur, Australasia y Europa y el Sudeste de Asia.

Dentro de las categorías amplias de intervenciones estudiadas (etiquetado, estándares de nutrición, aumentos de precios y subsidios, intervenciones en el hogar, intervenciones dirigidas a la totalidad del suministro de alimentos, servicios minoristas y de alimentos, y enfoques intersectoriales tales como programas de beneficios de alimentos y políticas comerciales y de inversión).  La certeza de la evidencia para medidas específicas varió de muy baja a moderada.

Los autores de la revisión identificaron una serie de medidas que, según la evidencia científica disponible, reduce la cantidad de bebidas azucaradas que beben las personas. Estas medidas incluían:

  • Etiquetas que son fáciles de entender, como las etiquetas de «semáforo» y etiquetas que califican la salud de las bebidas con estrellas o números.
  • Límites a la disponibilidad de bebidas azucaradas en colegios.
  • Incremento de precios en bebidas azucaradas en restaurantes, tiendas y centros de ocio.
  • Menús para niños en cadenas de restaurantes que incluyen bebidas saludables en lugar de bebidas azucaradas como predeterminadas.
  • Promoción y mejor colocación de bebidas saludables en supermercados.
  • Beneficios de alimentos del gobierno (por ejemplo, cupones de alimentos) que no pueden utilizarse para comprar bebidas azucaradas.
  • Campañas comunitarias enfocadas en apoyar la elección de bebidas saludables.
  • Medidas que mejoran la disponibilidad de bebidas bajas en calorías en el hogar. Ej: A través de entregas a domicilio de agua embotellada y bebidas dietéticas.

Los autores Cochrane también encontraron evidencia de que una mejor disponibilidad de agua potable y bebidas dietéticas en el hogar puede ayudar a las personas a perder peso. También hay otras medidas que pueden influir en la cantidad de bebidas azucaradas que beben las personas, pero para estas la evidencia disponible es menos segura.

Las investigaciones anteriores han demostrado que la educación para la salud y la tributación de las bebidas azucaradas también pueden ayudar a reducir su consumo, pero estos enfoques no se examinaron en la revisión actual. La tributación de las bebidas azucaradas, el azúcar sin procesar y los alimentos con azúcar agregada se examinarán en dos futuras revisiones Cochrane.

El autor de la reseña, Hans Hauner, profesor de medicina nutricional en la Universidad Técnica de Múnich, Alemania, y un experto líder mundial en este campo, comentó: «Las tasas de obesidad y diabetes están aumentando a nivel mundial, y esta tendencia no se revertirá sin una acción amplia y efectiva». «Los gobiernos y la industria en particular deben hacer su parte para que la elección saludable sea la opción fácil para los consumidores. Esta revisión destaca las medidas clave que pueden ayudar a lograr esto».

La autora de la reseña, Eva Rehfuess, profesora de Salud Pública e Investigación de Servicios de Salud en LMU Munich, Alemania, agrega: «Esta revisión destaca los elementos esenciales para una estrategia integral que respalde la elección de bebidas saludables para toda la población. Sin embargo, tenemos que trabajar más para comprender qué funciona mejor en entornos específicos, como escuelas y lugares de trabajo, para personas con diferentes antecedentes socioeconómicos y culturales, y en países con diferentes niveles de desarrollo económico. Esto nos ayudaría a mejorar los enfoques existentes. los profesionales que implementan tales medidas deben, por lo tanto, cooperar con los investigadores para permitir evaluaciones de alta calidad «.

El autor principal de la revisión, Peter von Philipsborn, investigador asociado de LMU Munich, Alemania, dijo: «Las bebidas azucaradas son un problema global, y los países de ingresos medios como Sudáfrica, México y Brasil se ven particularmente afectados. Las medidas destacadas en esta revisión deben ser considerado por los responsables políticos de todo el mundo «.

Esta Revisión de Cochrane Public Health fue realizada por investigadores afiliados al Institute of Medical Information Processing, Biometry, Epidemiology at the Pettenkofer School of Public Health, the LMU Munich, Technical University Munich, University College London.

Cochrane

  1. Von Philipsborn P, Stratil JM, Burns J, Busert LK, Pfadenhauer LM, Polus S, Holzapfel C, Hauner H, Rehfuess E. Environmental interventions to reduce the consumption of sugar-sweetened beverages and their effects on healthCochrane Database of Systematic Reviews, 2019 DOI: 10.1002/14651858.CD012292.pub2

Comentar aquí