ECNT

Impuestos sobre bebidas azucaradas reducen consumo, según una revisión | University of Otago

25 de junio 2019 – University of Otago

Un impuesto del 10 por ciento sobre las bebidas azucaradas ha reducido la compra y el consumo de bebidas azucaradas en un promedio del 10 por ciento en los lugares donde se ha introducido, según lo que acaba de publicar una revisión importante.

Investigadores de la Universidad de Otago, Wellington, Nueva Zelanda, combinaron pruebas de entornos donde se había aplicado un impuesto a las bebidas azucaradas y lo evaluaron en un metanálisis. Los estudios incluyeron cuatro ciudades en los Estados Unidos: Cleveland, Ohio; Portland, Maine; Berkeley, California; y Filadelfia, Pennsylvania. Se estudió un impuesto regional en Cataluña, España, y se estudiaron los efectos de los impuestos a nivel nacional en Chile, Francia y México.

La investigación se publica en la revista científica internacional, Obesity Reviews.

La autora principal, la Dra. Andrea Teng, dice que la investigación adopta un nuevo enfoque al combinar varios estudios que examinan el impacto en el mundo real de los impuestos a las bebidas azucaradas en las ventas, las compras y la ingesta dietética antes y después de la imposición de los impuestos, o entre los ajustes impositivos y no gravados.

«Esta nueva revisión presenta evidencia convincente de que los impuestos a las bebidas azucaradas disminuyen las ventas, las compras o la ingesta dietética de bebidas gravadas. Para un impuesto del 10 por ciento, los volúmenes de bebidas azucaradas disminuyeron en un promedio del 10 por ciento.

«Muestra que los impuestos sobre las bebidas azucaradas son una herramienta eficaz para reducir el consumo, y sabemos por otras investigaciones que el alto consumo de bebidas azucaradas aumenta el riesgo de obesidad, diabetes y caries dental».

La Dra. Teng dice que también hay evidencia de que el consumo de bebidas azucaradas puede contribuir a enfermedades cardíacas, cáncer y muerte prematura.

Algunos de los estudios analizaron las bebidas alternativas que consumían las personas en lugar de las bebidas azucaradas después de aplicar el impuesto. Con un impuesto del 10 por ciento sobre las bebidas azucaradas, hubo un aumento promedio del 1,9 por ciento en tales bebidas alternativas, y específicamente para el agua hubo un aumento del 2,9 por ciento. Este patrón de sustitución más saludable no es concluyente, pero en tres de los cuatro entornos donde se produjo la sustitución, el aumento en el consumo de las otras bebidas no azucaradas fue estadísticamente significativo.

Una coautora de la revisión, la Dra. Amanda Jones, dice que todos los estudios individuales en la revisión encontraron una reducción en el consumo de bebidas azucaradas, pero el impacto en algunos entornos fue mayor que en otros. La aplicación de impuestos por los umbrales del contenido de azúcar, en lugar de como un porcentaje del precio, parece ser importante para determinar un impacto más favorable.

Otras razones de las diferencias entre los entornos pueden ser la combinación con otras políticas de prevención de la obesidad, el conocimiento público del impuesto, las respuestas de la industria, las preferencias de los consumidores, la permeabilidad de la frontera, la disponibilidad de bebidas alternativas y la sensibilidad al precio. Por ejemplo, Chile también redujo el impuesto sobre las bebidas con bajo contenido de azúcar al mismo tiempo que aumenta el impuesto sobre las bebidas con alto contenido de azúcar; México introdujo un impuesto a las bebidas azucaradas combinado con un impuesto a la comida chatarra; y Francia también grava los refrescos con edulcorantes artificiales.

«Algunas de las diferencias encontradas en estos estudios también pueden deberse a mecanismos no relacionados con los precios. Por ejemplo, un impuesto puede indicar al público la gravedad de la preocupación por la salud asociada con el consumo de un producto», dice la Dra. Jones.

«Un impuesto también puede hacer que los fabricantes reformulen los niveles de azúcar a la baja, como se vio en el Reino Unido, incluso antes de que se introdujera su impuesto en abril de 2018.»

Algunos estudios examinaron el impacto de los impuestos a las bebidas azucaradas por factores socioeconómicos, pero se necesita más investigación en esta área, dicen los autores. En México, por ejemplo, hubo una mayor disminución del consumo en los hogares de menores ingresos, mientras que en Chile sucedió lo contrario.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los gobiernos impongan un impuesto del 20 por ciento a las bebidas azucaradas, diciendo que la evidencia de la reducción del consumo y los efectos significativos en la salud es más fuerte para esta categoría de alimentos.

University of Otago

  1. Andrea M. Teng, Amanda C. Jones, Anja Mizdrak, Louise Signal, Murat Genç, Nick Wilson. Impact of sugar-sweetened beverage taxes on purchases and dietary intake: Systematic review and meta-analysisObesity Reviews, 2019; DOI: 10.1111/obr.12868

Comentar aquí