El cerebro de la bestia

Cerdita, el film de terror que denuncia el Bullying a las personas obesas

Aquí la crítica que realicé para el Festival Montevideo Fantástico sobre el film «Cerdita»:

Le puedo asegurar que debo ser la persona con más películas en la espalda del festival de Montevideo Fantástico con excepción de su organizador, Alejandro. En aquellos tiempos era empleado de Cine Universitario, en donde se desarrollaba el festival, y siempre teníamos que chequear el material fílmico, y además estar presente en la sala para monitorear la proyección.

Montevideo Fantástico se define en el espectro de fantasía, ciencia ficción, y terror. Y si bien este último no me atrae, siempre se encuentran joyitas. Y este es el caso; Cerdita.

Cómo utilizar el género del terror para denunciar el bullying que sufren las personas obesas. No es una simple metáfora, como en la ciencia ficción de They Live/Sobreviven, dirigida por John Carpenter , en donde los alienígenas son la representación del monopolio tecnológico, de los medios de comunicación, y del mandato consumista. Aquí, el género del terror es utilizado para acrecentar la problemática del bullying.

Este terror siempre está presente. Es la otra balanza, ahora, de la propia directora y su equipo, que con notable capacidad narrativa y visual, expone, una solución la cual y al final es imposible de separar a sus ingredientes originales.

Toda historia, ante todo, debe de ser creíble. Y aunque los acosos parecieran algo exagerados, inclusive comprensibles en este género, no lo son. Los escenarios están perfectamente diseñados y nunca se aíslan unos de otros. Los personajes actúan con total naturalidad sin esforzarse, y los diálogos no caen en sensacionalismos. Y esto es uno de los logros de este film.

El otro logro es el final. Cumple con la norma base de todo corto cinematográfico digno de apreciar; inesperado, sorpresivo, chocante. Es una regla que también corre para la literatura en los relatos cortos.

En definitiva, este cortometraje deja para el debate de especialistas en la temática, incluso, en su propio desenlace, por aquello de los demonios que todos llevamos, de diferentes categorías y géneros, tan reales como ficticios, y siendo la mayoría impuestos. Es aquí donde todo se hace cuesta arriba y muy difícil de afrontar, cuando no hay comprensión ni atención en una problemática real. Y esa indiferencia, que hoy es abofeteada en una digna historia de terror.

Lic. Nutrición Sebastián Prates
Ex empleado y ex directivo de Cine Universitario

Comentar aquí