Energía/Cambio climático

Acción climática necesaria para proteger la salud – EASAC

3 de Junio 2019 – European Academies’ Science Advisory Council, Leopoldina – Nationale Akademie der Wissenschaften

EASAC es la voz del asesoramiento científico independiente, que moviliza a los principales científicos europeos de 27 academias nacionales de ciencia para guiar la política de la UE en beneficio de la sociedad. Al considerar una gran cantidad de estudios independientes sobre los efectos del cambio climático en la salud y sobre las estrategias para abordar los riesgos para la salud, EASAC ha identificado mensajes clave y extraído importantes conclusiones nuevas. La evidencia muestra que el cambio climático está afectando adversamente la salud humana y que se proyecta que los riesgos para la salud aumenten. Las soluciones están a su alcance y se puede hacer mucho actuando sobre el conocimiento actual, pero esto requiere voluntad política. Con las tendencias actuales en las emisiones de gases de efecto invernadero, se proyecta para fines de siglo un aumento de la temperatura promedio mundial superior a 3 ° C por encima de los niveles preindustriales. El aumento será mayor en la tierra que en los océanos, exponiendo a la población mundial a tasas sin precedentes de cambio climático y contribuyendo a la carga de la enfermedad y la mortalidad prematura. Los riesgos para la salud aumentarán a medida que el cambio climático se intensifique a través de una variedad de vías que incluyen:

  • Mayor exposición a altas temperaturas y eventos extremos como inundaciones y sequías, contaminación del aire y alérgenos;
  • Debilitamiento de la seguridad alimentaria y nutricional;
  • Mayor incidencia y cambio en la distribución de algunas enfermedades infecciosas (incluidas las enfermedades transmitidas por mosquitos, alimentos y enfermedades transmitidas por el agua);
  • Creciente riesgo de migración forzada.
    EASAC enfatiza que la principal prioridad es estabilizar el clima y acelerar los esfuerzos para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero. Los beneficios económicos de la acción para abordar los efectos actuales y futuros del cambio climático sobre la salud probablemente sean sustanciales.

El copresidente del Grupo de Trabajo, el profesor Sir Andy Haines (Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres), comenta: «Si no se toman medidas urgentes para reducir las emisiones a fin de mantener las temperaturas por debajo del límite de 2 ° C (o menos) consagrado en el Acuerdo Climático de París, nos enfrentamos a cambios potencialmente irreversibles que tendrán un amplio impacto en muchos aspectos de la salud. La comunidad científica tiene un papel importante en la generación de conocimiento y la lucha contra la desinformación. Esperamos que este informe integral actúe como una llamada de atención y llamar la atención sobre la necesidad de acción, particularmente mediante la aplicación de políticas para descarbonizar la economía. La protección de la salud debe tener un perfil más alto en las políticas destinadas a mitigar o adaptarse a los efectos del cambio climático «. Los mensajes clave abordados en el informe incluyen:

Varios cientos de miles de muertes prematuras anuales en la UE podrían evitarse con una economía de «cero carbono» a través de la reducción de la contaminación del aire
La contaminación pone en peligro la salud planetaria, daña los ecosistemas y está íntimamente relacionada con el cambio climático global. Las partículas finas y la contaminación del aire por ozono provienen de muchas de las mismas fuentes que las emisiones de gases de efecto invernadero y los contaminantes climáticos de corta duración. Para la UE en general, las emisiones relacionadas con los combustibles fósiles representan más de la mitad del exceso de mortalidad atribuido a la contaminación del aire ambiente (exterior). Una estimación reciente sugiere que alrededor de 350,000 muertes anuales en la UE pueden atribuirse a la contaminación del aire ambiente por la quema de combustibles fósiles y un total de alrededor de 500,000 de todas las actividades relacionadas con los seres humanos.

La comprensión de la gama de efectos en la salud de la contaminación del aire en la salud de niños y adultos está aumentando. Siete millones de bebés en Europa viven en áreas donde la contaminación del aire excede los límites recomendados por la OMS y dicha exposición puede afectar el desarrollo cerebral y la función cognitiva. La acción para reducir la contaminación a través de la descarbonización de la economía debe considerarse como una prioridad para abordar tanto el cambio climático como los imperativos de salud pública.

La promoción de dietas más saludables y más sostenibles con un mayor consumo de frutas, verduras y legumbres y una menor ingesta de carne roja reducirá la carga de enfermedades no transmisibles y reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero.
La promoción del cambio en la dieta podría tener importantes beneficios para la salud y el medio ambiente, lo que resultaría en reducciones significativas de hasta un 40% en las emisiones de gases de efecto invernadero de los sistemas alimentarios, así como en la reducción de la demanda de agua y uso de la tierra. Tales dietas también pueden llevar a reducciones importantes en la carga de enfermedades no transmisibles a través del riesgo reducido de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y otras afecciones.

Si la seguridad alimentaria y nutricional disminuye debido al cambio climático, es probable que la UE aún pueda satisfacer sus necesidades importando alimentos. Pero esto tendrá consecuencias crecientes para el resto del mundo; por ejemplo, importando forraje para ganado de tierras cultivables que se ha creado a través de la deforestación. Por lo tanto, es vital desarrollar sistemas alimentarios climáticamente inteligentes para garantizar una producción agrícola más resistente y promover la seguridad alimentaria y nutricional, en beneficio de la salud humana.

La acción climática podría evitar un aumento significativo en la propagación de enfermedades infecciosas
La propagación de enfermedades infecciosas en Europa podría aumentar a través del cambio climático. Estas enfermedades incluyen aquellas que se propagan por vectores (especialmente mosquitos) e infecciones transmitidas por los alimentos y el agua. También existe un mayor riesgo para la salud animal en toda Europa debido a enfermedades como el virus de la lengua azul.

La distribución de la especie de mosquito Aedes albopictus, conocida por ser un vector de enfermedades como el dengue, ya se está expandiendo en Europa y puede extenderse a gran parte de Europa occidental en la próxima década.

Las infecciones transmitidas por el agua, como la diarrea, pueden aumentar después de fuertes lluvias e inundaciones, y las temperaturas más altas pueden estar asociadas con una mayor resistencia a los antibióticos para patógenos como la E. coli. En el caso de las especies de Salmonella, un aumento de la temperatura aumentará la multiplicación y la propagación de los alimentos y aumentará los riesgos de intoxicación alimentaria. También podría haber un aumento en las infecciones por Norovirus relacionadas con fuertes lluvias e inundaciones. El fortalecimiento de los sistemas de vigilancia y respuesta de enfermedades transmisibles debe ser una prioridad para mejorar la adaptación al cambio climático.

Proporcionar evidencia de los beneficios para la salud de la acción sobre el cambio climático puede ser fundamental para lograr reducciones rápidas en las emisiones de gases de efecto invernadero
Aunque la UE participa activamente en los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y para identificar medidas de adaptación adecuadas, los impactos del cambio climático en la salud han sido relativamente descuidados en la política de la UE. Reconocer los serios desafíos que plantea el cambio climático para los beneficios de salud globales logrados en las últimas décadas es clave para promover el compromiso público.

Además, el impacto del cambio climático en otras regiones puede tener consecuencias tangibles en Europa y la UE tiene responsabilidades para resolver problemas fuera de su área.

La UE debe hacer más para garantizar que la evaluación del impacto en la salud sea parte de todas las iniciativas propuestas, y que la política de clima y salud se integre con otras prioridades políticas, incluidas las estrategias de coordinación a nivel nacional y de la UE. También es vital que se tomen medidas para contrarrestar la información errónea sobre las causas y consecuencias del cambio climático que amenazan con socavar la voluntad política de actuar.

EASAC

PDF EASAC Report on «Climate Change and Health»

PDF EASAC Report Summary «Climate Change and Health»

Comentar aquí